Si no tienes tiempo de leer el artículo ahora, puedes escucharlo desde el AudioBlog :

O mejor aún…

¡Podemos leer juntos!

Dale al play y disfrutemos juntos de una innovadora manera de experienciar, de vivir de forma más orgánica y natural los contenidos del blog.

¡Disfruta y siente en primera persona la experiencia de un blogging diferente!

¿Sabías que lo que eres está determinado por tus patrones de pensamiento?

¿Sabías que quien eres hoy depende de lo que creas de tí mismo y del mundo?

La trayectoria y evolución de tus emociones y sentimientos han influido decisivamente en quién eres hoy.

Seguro que te has preguntado en infinidad de ocasiones por qué si se supone que estás haciendo todo lo que crees que debes hacer para vivir una vida acorde a lo que tiene sentido para tí, lo único que se presenta en tu vida son limitaciones y obstáculos. ¿Por qué?

La razón es porque lo que hoy forma parte de tu realidad es el resultado de todo aquello que tú has manejado a nivel interno, a nivel inconsciente, lo que muy en el fondo sientes que mereces. Esto que a priori pudiera parece frustrante, puede convertirse en una herramienta capaz de provocar un giro consciente en tu vida de 180 grados.

Tú puedes determinar tu destino en cada momento.

Distintos autores de referencia en el campo del desarrollo personal han estudiado y han hecho el seguimiento y evolución de lo que podríamos denominar “personas de éxito” en distintas facetas.

Está demostrado que el éxito no depende de las circunstancias, acontecimientos o la mecánica de lo que haces.

El éxito cumple rigurosamente la ley de Pareto del 80-20.

6 El poder de la ley de pareto

Tu éxito depende en en un 80% de tu mentalidad y emocionalidad y un 20% , incluso menos , de las acciones específicas que llevas a cabo para conseguirlo, es decir, de la mecánica propiamente dicha.

Para corroborarte esta afirmación, piensa en aquellas personas que seguro conoces, que parecen tenerlo todo a nivel financiero pero no son felices, más bien ese “todo” se convierte en una desdicha.

¿Cuál debe ser entonces tu objetivo?

Enfocarte en tener una mentalidad y emocionalidad que te permita alcanzar los logros que te hayas propuesto y que esté alineada con tus valores.

Tienes que ser congruente. Congruente contigo mismo, esto hará que el logro sea alcanzable y perdurable.

El hecho de que a día de hoy no tengas los resultados que para tí hubieran sido deseables, no debe llevarte  a culpabilizarte y desmotivarte por ello, porque eso lo único que te va a reportar es un gran desgaste a nivel emocional.

Por tanto, el primer paso para alcanzar tu logro, sería limpiar el terreno,identificando claramente cuáles son esos obstáculos, cuáles son esas limitaciones que te impiden tener éxito, y es que, si desconoces la existencia de obstáculos o limitaciones, difícilmente vas a poderlos superar.

Por eso es tan importante que lo puedas articular, por eso es tan importante lo que te comentaba en una entrada anterior, exprésalo en palabras, escríbelo. La palabra hace magia.

Es importante que esa articulación la hagas focalizándote en tí, no en los demás.

Recuerda la ley de Pareto: 80-20

Lo que te está limitando depende en un 80% o más de tí, no de las personas o circunstancias que te rodean.

Uno de los obstáculos más habituales que impiden, retrasan o limitan la obtención del éxito es el miedo.

En tu caso,

  • ¿A qué tienes miedo?
  • ¿A no saber manejar el escenario de tu propio éxito?
  • ¿Miedo al fracaso?
  • ¿Miedo a la desilusión por si las cosas no salieran como deseas?
  • ¿Miedo al rechazo de los demás por no lograrlo?
  • ¿Miedo al rechazo de los demás por tu propio éxito?
  • ¿Miedo al cambio y a no saber cómo manejarlo?

Toma papel y bolígrafo y anota tus miedos.

Si consideras relevante algún otro miedo no mencionado en la lista anterior, incorpóralo.

En otros casos son las creencias limitantes las que impiden o retrasan el éxito.

  • ¿Crees que la gente exitosa no es honesta?
  • ¿Crees que no es adecuado tener éxito en un entorno en el que el sufrimiento y el fracaso imperan?
  • ¿Crees que no es realista para tí, que está fuera de tu alcance?
  • ¿Crees que no mereces tener éxito?
  • ¿Crees que el éxito es sólo cosa de unos pocos “elegidos”?
  • ¿Crees que la historia se repite, que si las personas de tu familia o de tu entorno, tuvieron un tope de crecimiento a tí te va a suceder lo mismo, que por más que han intentado superarse no lo han logrado?

Vuelve a tomar papel y bolígrafo y anota tus respuestas.

Si tienes alguna otra creencia limitante no mencionada, añádela a la lista.

Ordena tus miedos y tus creencias limitantes.

  • ¿Cuáles son las 5 primeras causas que están atravesadas en tu camino?
  • ¿Eras consciente de esos obstáculos, ó, has descubierto algo nuevo?

Ahora, pregúntate:

  • ¿Son reales esos obstáculos?
  • Si los obstáculos que consideras, son reales ¿son también inmutables?

En cuanto a tus miedos:

  • ¿Qué sería lo peor que podría pasar?
  • ¿Si “eso” pasara, sería así de grave o de terrible?
  • ¿Tienes total seguridad de que lo que temes va a suceder realmente así?

En cuanto a tus creencias:

  • ¿Hasta qué punto es una verdad absoluta lo que crees?

Si una persona que para tí es un referente o modelo, analizara esa creencia,

  • ¿Tendría la misma visión que tú?
  • ¿Cómo podrías cambiar esa visión de tí y de las cosas?

Ahora cuestiónate:

  • ¿Eres tú quien controla la situación o la has dejado en manos de otros?

En este último caso,

  • ¿cómo puedes recuperar las riendas de la situación?
  • ¿Cuál es el primer paso que tienes que dar para cambiar tu percepción de tus miedos y creencias?

Espero y deseo que, después de haber efectuado esta tarea, la perspectiva que tenías respecto del logro de tus metas o éxitos se encuentre más alineada con la consecución de los mismos.

Me gustará saber de tu evolución al respecto .

Puedes dejar tus comentarios en la zona habilitada para ello.

Si te gusta lo que has leído,

¡Compártelo en tus redes sociales!

y recuerda:

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das.

¡A mí me haces un favor y a tí te vendrá de vuelta 🙂 !

 

Share This

¡Me encantaría que compartieses este artículo con tus amigos!

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das. A mí me haces un favor y... ¡A ti te vendrá de vuelta! ;-)