Vamos a por los 10 Tips de esta semana:

Los primeros 10 Tips, los tienes aquí  😉

11.- Elabora tu propia lista con las al menos 10 razones que te mueven a emprender

Si no tienes tus al menos 10 razones poderosas para meterte en este “jardín”, no sigas.

12.- Elabora tu propia lista con las hasta 10 razones que te frenen para emprender

Si has encontrado 10 razones o más para no meterte en este jardín, tampoco sigas. Tienes vocación de empleado.

Lo ideal es que esta lista esté vacía o casi, si realmente vas a por todas con tu proyecto emprendedor.

13.- Ten muy claro qué es lo que quieres ofrecer en tu negocio y cómo podrás contribuir a mejorar las vidas de otras personas con él.

Tu brújula, tu guía, tu norte, debe ser ofrecer valor.

No pretendas “recibir” nada de nadie sin haber “dado” antes mucho.

El Universo funciona así: aplicando la “Ley del Dar y el Recibir”. Primero Dar, después Dar, después Dar y luego tras haber dado mucho, ábrete a recibir.

14.- Desapégate del resultado

No te obsesiones con estadísticas, cifras de ventas, márgenes etc.

Si lo haces conseguirás justo lo contrario, precisamente por quererlo en exceso.

¿No te ha ocurrido en infinidad de ocasiones el no querer que se manifieste el “peor escenario” previsto según tu criterio, ante un abanico de posibilidades?

¿Por qué se manifiesta? sencillamente porque estamos poniendo todo nuestro foco en eso que no queremos, y como ya te he contado en otras ocasiones, en lo que te enfocas es lo que obtienes.

Sino, prueba con el ejemplo clásico: “No pienses en un elefante rosa” ¿A que ahora no puedes dejar de “ver” en tu mente el elefante rosa?.

Haz lo que tengas que hacer y olvídate.

No le des más importancia que al resto de las tareas.

El resultado vendrá por sí solo.

15.- Ábrete a recibir

A la mayoría de las personas nos cuesta “recibir”, no conscientemente, sino a nivel subconsciente.

Aunque deseamos disfrutar de holgura financiera en nuestros emprendimientos, nosotros mismos nos limitamos sin darnos cuenta.

Las razones están en nuestros sistemas de creencias, que no son nuestros, sino heredados de nuestros padres y aprendidos de nuestros referentes tanto familiares como educativos. No es fácil deshacerse de eso.

Una muestra:

Imagínate que te dice un amigo o amiga:

“¡Qué bien te sienta esa chaqueta!”

¿Qué contestarías tú?

Si eres de los que responde “¡Muchas gracias!” , ¡Enhorabuena!, esa es la mentalidad que hay que tener.

Pero si eres de los que contesta “justificándose” por ejemplo diciendo “¡Oh! ¡tiene un montón de años!” o “Tú me miras con buenos ojos” o “No es para tanto” o “Me hace gord@ o flac@ o …lo que sea” lo que denota es la CREENCIA DE QUE NO SE MERECE EL PIROPO. Y… ¿De dónde viene esa creencia? Probablemente se formó en nuestra niñez por algo que vimos. oímos o nos inculcaron.

Con tu negocio ocurre lo mismo: A nivel subconsciente te limitas, no te “abres a recibir” porque crees que no lo mereces a nivel subconsciente.

16.- Nada tiene significado excepto el que tú le des

Como ya te he contado en otras ocasiones, la realidad es neutra.

Sea cual sea el resultado o evolución que vaya teniendo tu emprendimiento, simplemente ES.

Son tus pensamientos y emociones los que le dan significado bueno o malo al hecho en sí.

Si cambias los significados, cambias las creencias, y, en consecuencia vibras en una frecuencia distinta (recuerda que todo es energía, incluido tú , yo y tu negocio) lo que provocará atraer  situaciones, personas y oportunidades que te conducirán a tu objetivo.

Por ejemplo: Imagina que quieres comprarte un coche nuevo marca X, modelo Y de color Z. ¿No te ha ocurrido que al enfocarte repetidamente en esa idea ves por todos lados coches como el que quieres?

En sí mismo el hecho es neutral, pero mi enfoque reiterado en él, hace que energéticamente vibre en la frecuencia adecuada para que causal-mente yo vea coches de ese tipo en mi realidad.

En el momento en que yo cambie mi enfoque, vibraré en una frecuencia distinta y “no veré” más coches de esas características.

Esto en sí mismo no es ni bueno ni malo. Simplemente ES.

17.- No emprendas si lo haces como solución de emergencia ante el “panorama laboral”

Si tu idea es lanzarte a emprender porque “no hay salidas”, lo único que denota esa decisión es desconfianza, poca o nula fe en ti.

¿Sientes que así quemarías el último cartucho a nivel laboral?

Si esa es tu idea, mal vamos…

Vuelvo a tu sistema de creencias y vuelvo a recordarte que no es tuyo, es aprendido.

¿Por qué crees que un trabajo por cuenta propia es más inseguro que uno por cuenta ajena?

¿Porque no hay mamá gallina que te de el sustento periódicamente?

¿Y si mamá gallina se cansa de ti y decide echarte del gallinero?

¿Quién te dijo que lo “ideal” es depender de un jefe porque es “más seguro”? Vuelvo a tu sistema de creencias…

Si hay una característica que distingue al ser humano de las demás especies es su capacidad de superación y de asunción de nuevos retos. Todo lo que no se mueve, se estanca, y lo que se estanca se acaba pudriendo. El ser humano está en constante evolución, por tanto, quedarte “estancado” trabajando por cuenta ajena, pudiendo expandir tus infinitas posibilidades creando tus propias fuentes de ingresos, es ir sencillamente, contra natura.

¿A que cuando llegaste a los ventitantos años sentiste la necesidad de “hacer algo” para salir del nido? Con nido me refiero a tu núcleo familiar, salir de él para crear tu propia vida, ya sea tu propia familia o tu proyecto de vital.

Ese llamado natural lo experimentamos todos en algún momento, y debemos atenderlo, pues forma parte de nuestro progreso como especie.

De igual manera, debes sentir el llamado a “despedir a tus jefes”, como algo natural, como consecuencia de tu progreso como persona, para ser alguien mejor.

Por tanto lo primero de todo  sería destruir esa creencia de que es inseguro el trabajo por cuenta propia.

Despedir a tus jefes es una señal de madurez laboral, del mismo modo que abandonar el nido familiar es una señal de madurez emocional.

Todo es cuestión de asunción de nuevos roles y responsabilidades acordes con el nuevo estado, con la convicción de que es lo correcto y de que se están haciendo las cosas bien. La fe, la confianza en uno mismo es la piedra angular.

O…¿Acaso crees que te habrías independizado de tus padres si no hubieras tenido fe en ti, fe en tu proyecto vital?

Salir del cascarón es una necesidad, para que la vida siga su curso normalmente.
Salir de la burbuja del empleo por cuenta ajena es una necesidad para ser tu mejor versión.

18.- No existe la suerte o casualidad en lo que llamamos vida, tampoco en el ámbito laboral

Lo que existe es la causa-lidad. 

La causalidad no es más que la combinación de acción enfocada (preparación) y oportunidad.

Si te enfocas en las tareas adecuadas, insistes y persistes en ello y, aprovechas las oportunidades que te va poniendo en bandeja el Universo, la consecuencia será siempre el logro de las metas que te has marcado.

19.- Que no veas “resultados” en tu negocio, no significa que vaya mal

La sensación de no ver frutos, las pérdidas  forman parte de la vida misma.

No desesperes. A menudo es necesario tocar fondo, perderlo todo, para empezar a ganar.

Por muy larga que parezca la noche, siempre vuelve a amanecer.

Acuérdate siempre del bambú japonés, lo siembras, lo riegas , lo cuidas y, aparentemente no da fruto durante la friolera de ¡7 años!. Al séptimo año es capaz de crecer en unas seis semanas ¡más de 30 metros!

Tu negocio es como el bambú japonés, crea un entramado de raíces consistente durante un largo tiempo para luego volar a velocidad de crucero.

20.- No existen los emprendedores fracasados, sólo existen los “abandonadores” prematuros

¿Sabes por qué el éxito es tan poco frecuente entre los emprendedores?

Por arrojar la toalla antes de haber fallado lo suficiente.

Ningún fracaso es definitivo a menos que tú lo creas así. No importa cuántas veces caigas, sino cuántas te levantes.

El vacío que genera el fracaso, es realmente el espacio necesario para albergar el triunfo

 

Así que, fracasa mucho, fracasa rápido, deja espacio libre para tus éxitos y…

Si vas a arrojar la toalla…

¡Que sea en la playa!

 

 

***

Si te gusta lo que has leído,

¡Compártelo en tus redes sociales!  😉

y recuerda:

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das.

Share This:

¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Únete a mi lista de correo y empecemos juntos a crear un negocio feliz

¡Gracias por suscribirte! :)

Share This

¡Me encantaría que compartieses este artículo con tus amigos!

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das. A mí me haces un favor y... ¡A ti te vendrá de vuelta! ;-)