Hoy te invito a la reflexión.
Te invito a que reflexiones sobre qué es lo que te mueve cuando decides ponerte en marcha con nuevos proyectos profesionales.
Para ello me gustaría que leyeras este párrafo o vieras este vídeo (si no te apetece leer)

La necesidad de vencer

“Cuando un arquero dispara porque sí, está en posesión de toda su habilidad. 
Si está disparando por ganar una hebilla de bronce, ya está nervioso. 
Si el premio es de oro, se ciega o ve dos blancos… ¡Ha perdido la cabeza! 
Su habilidad no ha variado. Pero el premio lo divide. 
Está preocupado. Piensa más en vencer que en disparar… 
Y la necesidad de ganar le quita poder.”
Thomas Merton
extracto de “El camino de Chuang Tzú”

***

Una vez leído y si tienes en mente el inicio de un nuevo proyecto…
Dime…
¿Qué te mueve a ti?
¿Lo haces por el mero placer o gusto de hacerlo, esto es  “porque sí” en palabras de su autor , o…¿te mueve la necesidad de vencer?
Si te marcas resultados, si te enfocas en los números que tienes que hacer en tu proyecto a un plazo determinado, sean del tipo que sean: cifras de ventas o beneficios, número de suscriptores si eres un bloguero o un YouTuber etc,
Si te apegas al resultado, tu poder mermará  a la hora de crear o hacer crecer tu proyecto emprendedor.
Cuando estás centrado en el logro de un resultado específico, no disfrutas igual del camino.
Si fijas tu vista al final del camino (conseguir un resultado “r”  en un  tiempo “t”); te olvidas de ser feliz, puesto que la meta, te mantendrá en un estado permanente de ansiedad y tensión para la consecución de tus deseos, que por otro lado, no son realmente tuyos, sino de tu ego.
Si solo estás pendiente del resultado, de la meta, te olvidarás de lo que te llevó a querer crear tu propio Negocio Feliz:
Tu Propósito.
Cuando descubres cuál es tu propósito de vida y vives en armonía con él, compruebas que siempre va a estar relacionado con alguna forma de contribución a la sociedad o a algún grupo específico de personas:
El fin último de tu Propósito será aportar una solución o vía de solución que mejore en algún aspecto la vida de las personas contribuyendo a resolverles algún problema, porque eso te hace feliz, ¡disfrutas haciéndolo!
Inevitablemente, el paso siguiente es crear un negocio en torno a ello, sí , es el siguiente paso natural: crear un Negocio Feliz en torno a tu propósito de vida.
¿Puede haber algo más bonito que eso?
Contribuir a mejorar las vidas de otras personas y además… ¡poder vivir dignamente de ello!
Cuando vives y trabajas en pro de tu Propósito en lugar de en pro de una meta ves cómo mejoran las vidas de otras personas y que al hacerlo, la tuya inevitablemente mejora también, porque ese Negocio Feliz será la expresión de tus talentos y habilidades que a su vez son innatos a tu propósito.

***

 

Si te gusta lo que has leído,

¡Compártelo en tus redes sociales!

y… recuerda:

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das.

 

¡A mí me haces un favor y a ti te vendrá de vuelta :) !

Share This:

¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Únete a mi lista de correo y empecemos juntos a crear un negocio feliz

¡Gracias por suscribirte! :)

Share This

¡Me encantaría que compartieses este artículo con tus amigos!

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das. A mí me haces un favor y... ¡A ti te vendrá de vuelta! ;-)