Hoy te voy a dar una serie de ideas para que por fin veas hecho realidad este 2017 tu Negocio Feliz.

Ese negocio sostenido por tu vocación y tu pasión cuyo fin último es ayudar, aportar valor a otros, mejorar sus vidas, solucionarles algún problema con lo que más te gusta hacer.

Y digo “desde dentro”, porque nadie de “afuera” va a darte la llave para que ese negocio empiece a rodar: No son ni tus circunstancias, ni el dinero que tienes, ni la posición social. ni tu familia o amistades los que tienen esa llave.

Esa llave la tienes tú, pero … a su vez, está encerrada bajo siete llaves …¿Dónde?

En el último sitio en que buscarías: En los recovecos de tu mente.

Así que hoy  te voy dar tips relacionados con la mentalidad o mindset necesario para emprender.

1.- Empieza por salir mentalmente de donde estás.

Sea a lo que sea que te dediques profesionalmente en la actualidad, incluso si no estás generando ingresos de ninguna manera, lo primero que tienes que hacer es “ventilar” tu mente.

Abre la ventana, sí como cuando te levantas por la mañana, estira las sábanas y date una buena ducha mental.

2.- Deja de hacer “looping”

No estás en una montaña rusa (o no deberías, jejeje…) ni haciendo acrobacias en un avión. Baja de donde estés ya.

¿Te acuerdas de los tocadiscos?

Cambia ese disco rayado que pones todos los días.

Quita el tapón de la bañera y deja  que por el desagüe se vayan todos esos pensamientos que sostienes y que no te conducen a nada, que te dicen que no es posible para ti.

3.- Permite que acuda a ti con el aire fresco de la mañana la inspiración para generar ideas

Esas ideas, que debes ir anotando,surgirán sí o sí, sencillamente porque antes habrás permitido que las creencias que te decían que no era posible para ti vivir de algo que amas se habrán ido por el desagüe, y, el espacio vacío que éstas dejaron, forzosamente tiene que ser cubierto por pensamiento fresco.

¿Que crees que no es posible? Con un ejemplo muy sencillo vas a ver que sí.

Imagina que haces limpieza en tu armario ropero:

Regalas o vendes o incluso tiras ropa y calzado que ya no utilizas.

De pronto tu armario luce despejado y la ropa está holgada en sus perchas.

Dime: ¿Cuánto tiempo se mantendrá así?

Como por arte de magia, a las pocas semanas el armario vuelve a lucir apretado porque has repuesto tu vestuario.

Bien, pues con las creencias limitantes que te dicen que tú no podrás crear un negocio que te permita vivir de tu pasión ayudando y siendo contribución en las vidas de otros, sucede exactamente igual: En el momento en que DECIDES programar tu mente para CREAR algo diferente, surge la magia.

4.- Deja que aflore tu creatividad, la trajiste de serie al nacer

Como ya te he comentado en artículos anteriores, como por ejemplo éste, el Bienestar es un estado innato en el ser humano, y, lo mismo sucede con los estados de Creatividad.

Por mucho que te hayan dicho (y te hayas dicho a ti mismo) en el pasado que no tienes imaginación o que no eres nada creativo, no es cierto.

Resérvate cada día unos minutos para acceder a tus espacios de re-creación, te hablé de ello y del mindfulness en el artículo de la semana pasada, lo tienes aquí.

Estos hábitos, te permitirán conectar con tu esencia y acceder más fácilmente a tu infinito potencial generador de ideas que serán la semilla de tu negocio Feliz.

5.- Tu realidad es la consecuencia de decisiones que tomaste en el pasado

O lo que es lo mismo: Tú eres la causa de todos tus efectos. Lo creas o no, estás como estás por tus decisiones pasadas.

Ya lo dijo Bill Gates, no es tu culpa nacer pobre, pero si es responsabilidad tuya morir de la misma manera.

Tus padres y profesores como referentes tuyos, te dieron una determinada educación y te inculcaron unos determinados valores siendo niño, ahora ya eres adulto y tienes criterio, libre albedrío para decidir qué quieres hacer con tu vida y hasta dónde quieres llegar.

6.- Abandona definitivamente el estado mental de Víctima

¡Vamos, no eches balones fuera!

Debes asumir que eres 100% responsable de tu situación actual.

Ni tus circunstancias, ni tus amigos, ni tus jefes, ni tus familiares o profesores  son responsables de cómo estás ahora, ni siquiera en parte.

Vuelvo al libre albedrío. Has sido libre de decidir cómo conducir tu vida.

Desde el momento en que reconoces tu responsabilidad, puedes empezar a programar tu mente de manera que quepa en ella la posibilidad del éxito en tu emprendimiento.

7.- Antes de comenzar con la “albañilería” de tu negocio, céntrate en otra albañilería más importante: La de tu mente

Mientras no sea capaz de creer que es posible para ti emprender, mientras no tengas mentalidad emprendedora, jamás podrás alcanzar tu sueño, sencillamente porque tu mente subsconsciente lo boicoteará una y otra vez.

Hasta que no hayas reprogramado tu mente para el éxito en tu emprendimiento, será imposible que lo manejes adecuadamente.

8.- Tu mente está programada para protegerte, prevenirte o servirte

Aunque no lo creas, todo comportamiento tiene en origen una intención positiva, y, la de tu mente, es mantenerte en tu zona de confort, aunque esta zona sea muy incómoda, incluso de tristeza, desesperanza o desolación.

Por mucho que empeño que le pongas a la “arquitectura” de tu negocio ,

Si tu identidad no está alineada con tu negocio , no triunfarás

Resultado:

Te autosabotearás una y otra vez, y tú, te preguntarás por qué no logras despegar.

La respuesta la tienes en el Sistema de Activación Reticular, que hace las veces de guardia de seguridad de tu mente.

Este sistema filtra todos los mensajes que del mundo externo percibes y solo permite que se procesen aquellos que coincidan con los que ya tienes y, tristemente desecha el resto porque este sistema está condicionado por tus creencias preexistentes.

Si en tu subconsciente tienes creencias negativas sobre lo arriesgado que es trabajar por cuenta propia, sobre lo duro que es ser tu propio jefe, sobre la cantidad de dinero que hay que invertir y que no tienes etc.,

Tu sistema de activación reticular no permitirá que te lances o que tengas éxito si ya lo has hecho.

Sencillamente te protegerá, te salvaguardará de ese peligro. En otras palabras, te mantendrá en la zona de confort, porque su fin último es que sobrevivas…

¡Que sobrevivas como especie!

¡No que te superes económicamente!

Como ves la mente subconsciente es muy primitiva y no es fácil lidiar con ella.

¿Vas entendiendo ya lo de empezar a crear tu negocio desde dentro?

9.- Todo empieza y acaba en ti

Puedes hacer tropecientos cursos para aprender a emprender, para llevar la contabilidad y los impuestos, sobre marketing…

Pero si tu Sistema de Activación Reticular dice NO, es que NO. Y punto.

Así que aplaza todos tus cursos y másters  para emprender y todos los libros sobre creación de empresas.

Primero tienes que creer que es posible para ti.

Convencer a tu mente subconsciente de que tu objetivo es crear tu negocio, no seguir trabajando por cuenta ajena.

Si tu identidad no coincide con tu objetivo , jamás lo lograrás.

Me repito aunque resulte cansina:

Nada de afuera va a darte el éxito en tu emprendimiento.

Todo empieza y acaba en ti.

En tu mente.

10.- Pégate como una lapa a personas que ya han logrado lo que tú deseas y aprende de ellos, son tu mejor escuela

Reflexiona:

Tus referentes (padres y demás familia, amistades, profesores…)

¿Eran emprendedores? ¿Crearon pequeños negocios o empresas?

Si la respuesta es SÍ ¡estás de enhorabuena!, pégate a ellos y aprende todo lo que puedas, serán tu mejores maestros.

Si la respuesta es NO, estas personas solo podrán enseñarte a seguir trabajando para un jefe, o lo que es lo mismo: a

Hacer realidad los sueños de otro, no los tuyos, a cambio de un salario,

y tú…ya no quieres eso,

¿verdad?

Continuará… 😉

***

Si te gusta lo que has leído,

¡Compártelo en tus redes sociales!  😉

y recuerda:

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das.

 

 

Share This:

¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Únete a mi lista de correo y empecemos juntos a crear un negocio feliz

¡Gracias por suscribirte! :)

Share This

¡Me encantaría que compartieses este artículo con tus amigos!

La vida es como el eco, recibes de lo mismo que das. A mí me haces un favor y... ¡A ti te vendrá de vuelta! ;-)